Zelensky denuncia que murieron 60 civiles en un bombardeo ruso

Las fuerzas ucranias peleaban por defender sus últimos bastiones en el este del país, donde los rusos intensificaron los bombardeos, con saldo de al menos 60 civiles fallecidos en el ataque.
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

El secretario general de la Organización de Naciones Unidas, Antonio Guterres, se encuentra “horrorizado” por el espantoso ataque ruso contra una escuela en Bilohorivka, Ucrania, donde muchas personas buscaban aparentemente refugiarse de los combates. Del lado ruso no hubo reportes sobre ataques a esa escuela de Lugansk.

Asimismo, el ministerio de Defensa reivindicó la destrucción del puesto de mando de una brigada mecanizada en la región de Járkov, así como el centro de comunicación del aeródromo militar de Chervonoglinskoye, cerca de Artsyz.

Posteriormente, el director general de la corporación espacial rusa Roscosmos, Dmitri Rogozin, afirmó que, en una guerra nuclear, se destruiría a los países de la OTAN en media hora. Pero no se debe permitirla porque las consecuencias de un intercambio de ataques atómicos afectarían el estado de la Tierra.

Por ende, en la víspera de las conmemoraciones, en Moscú, de la victoria contra la Alemania nazi, los militares ucranios del batallón neonazi de Azov, que continúan atrincherados en la inmensa acería Azovstal de Mariupol, aseguraron que no piensan capitular. El número dos del batallón Azov, capitán Sviatoslav Palamar, en rueda de prensa por videoconferencia, aseguró que desde el inicio del asedio han muerto unas 25 mil personas en Mariupol, civiles en su mayoría. Añadió que su batallón se ha convertido en un gran problema para las fuerzas rusas y para el presidente ruso, Vladimir Putin.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Más contenido interesante